Etiquetas

, , , , ,

Día 1

Estación de Victoria, Londres. Valentino y yo estamos esperando el autobús que nos llevará hasta Cardiff. Son las 19.00 y para variar, el tiempo no acompaña. No nos importa, este será nuestro primer fin de semana solos en otra ciudad y en un hotel.

Lo que en tren se recorre en 1 hora y 50 minutos, nosotros lo hicimos en 4 horas de autobús. El vehículo que nos tocó probablemente fuera el modelo más viejo de todos los buses que usa National Express.

3064361524_5c164a83d6

Al parecer, muchos jóvenes estudiantes viajan de regreso a Cardiff los viernes por la noche porque ese bus ochentero iba llenito de ellos. Tuvimos la “suerte” de coger sitio juntos en frente del baño. La puerta no funcionaba muy bien y había un tornillo que hacía palanca para que no anduviera suelta bailando durante el trayecto. Obviamente yo, sentada a escasos 40 centímetros de esta me convertí en la “portera” del baño y me encargaba de sujetar la puerta con la mano para que la gente del bus gozará de un poco de privacidad mientras hacían pipi.

DSC07224

A eso de las 21.00 hicimos una parada para cenar en un rest stop que era como un mini centro comercial en medio de la nada. Dentro tenían de todo, supermercado, un Costa café, Macdonnals, Burger King…yo me sentí como en una excursión del cole, haciendo cola para comer algo y mirando el reloj para que el bus no se fuera sin nosotros. Al final, incluso nos tocó correr un poquito para subir, eramos los últimos.

Nos quedaban dos horitas más de viaje pero a mi no me importó. Soy una chica viajera, una vez pasé 19 horas en bus desde San Sebastián hasta Amsterdam con mis amigas. Al llegar ni siesta, ni dormir ni nada. Montamos las tiendas de campaña bajo el diluvio universal y corriendo a hacer turismo por la ciudad. Eso fue en el año 2011. Aquí tenéis el vídeo de nuestra experiencia en la capital holandesa: VIAJE A AMSTERDAM 2011

Volviendo a mi viaje a Cardiff en 2015 os cuento que cuando llegamos eran las casi las 23.00 y estábamos un poco apurados porque en el Bed and Breakfast ( la pensión) habíamos dicho que llegaríamos sobre las 22.00 y no nos queríamos quedar sin habitación. Afortunadamente, los galeses, que demostraron ser incluso más educados y hospitalarios que los ingleses nos dieron una cálida bienvenida a nuestra llegada.

Nos alojamos en la pensión Beaufort Guest House una gran mansión en un calle repleta de casas casi idénticas que servían de pensión.

2f4b5203-b920-4597-ad4d-622561515af3-m Beaufort-Guest-House-photos-Exterior

Día 2

SWANSEA

Amanecimos con sol y el olor a bacon esperándonos en el comedor. Lo que no me esperaba de una pensión bastante económica era el mimo y detalle que los dueños habían puesto en todo. El gran salón donde desayunamos parecía sacado de cualquier novela de Jane Austen y realmente me transportó a la época victoriana.

breakfastroom P1020423-large tea-room

El desayuno estaba incluido y contaba con un desayuno continental con cereales, tostadas y leche. Además nos dieron un menú donde podíamos elegir un desayuno caliente tradicional. Resultó que el dueño de la casa y su mujer eran unos magníficos chefs y tomé uno de los mejores English Breakfast que he comido en este país. Los huevos revueltos eran una autentica delicia.

breakfast englishbreakfast teatime vale

Después de desayunar dimos un paseo desde la mansión hasta la estación del tren y me saqué algunas fotos frente al Millenium Stadium, un edificio emblemático de la ciudad. Aunque lo que quería realmente era enseñar la falda nueva que me compré en el mercado de Portobello Road. 🙂

falda yl

En la estación tomamos el tren a Swansea. De camino descubrí que lo que dicen de Gales es cierto; hay cuatro veces más ovejas que personas en el país.

wales-sheep-wearing-shades-9013820-0-1414225513000

Allí hicimos el típico turisteo; paseo por la playa, heladito, ver castillos…

gelato

orilla guapo playa

castello

La ciudad me pareció muy bonita aunque el objetivo de ir a Swansea era disfrutar de su playa e ir a un Aquapark interior para darnos un bañito.

descarga (2)

risas

besito bikini bajo el mar

El Aquapark era un poco pequeño pero nos divertimos como niños, subiendo y bajando por los toboganes con nuestros flotadores gigantes. Después de comer en el mismo recinto decidimos darnos el capricho de una sesión de Spa en el ultimo piso del edificio. Era mi primera vez en un Spa y la experiencia no pudo ser más relajante. Jacuzzi, sauna, duchas con hidromasaje, sala de aromas y camas de piedra caliente, lo probamos todo. Cuando salimos tenía las piernas tan relajadas que tenía la sensación de andar entre nubes.

Helsinki.-Finnair v2.i22496.w345.h202.xA5781A10 4ec7dca0-9227-4f1c-a89c-9e257feb69bb-GUzk8X2lME

De vuelta en Cardiff salimos a cenar por el centro que estaba abarrotado de grupos de hombres y mujeres celebrando despedidas de soltero. Lo bueno de nuestra pensión era que estaba muy céntrica y pegada a uno de los castillos más famosos de la ciudad.

castel torre barquitopuente

Para cenar nos decantamos por platos típicos británicos y comimos Jacket Potato y Fish and Chips. Aunque ya había tomado fish and chips en Londres, las Jacket Potatos fueron todo un descubrimiento para mi. Resulta que es un plato inglés muy tradicional. La forma tradicional de prepararla es rajar la patata de la lado a lado y hornearla durante dos horas. Una vez lista puedes añadir prácticamente lo que quieras dentro. Yo la pedí con gambas y salsa de marisco. La combinación de la patata caliente y las gambas y salsa fría me fascinó.

jacket potato fish and chips

Y para rematar una cervecita. Me estoy volviendo una “catadora” de cerveza profesional. Allá donde voy pido la cerveza más popular y tradicional que tengan y normalmente siempre me sirven Ale. Tiene un sabor bastante peculiar y más graduación de alcohol que las otras cervezas, yo creo que es un tipo de cerveza que te puede encantar al primer sorbo ( como me pasó a mi) o que puedes odiar inmediatamente. No deja indiferente.

half pint

Para terminar la noche fuimos al cine a ver Jurassic World. Pagamos 4 libras cada uno, algo impensable en Londres, donde ver una peli en pleno centro y un sábado por la noche puede costarte hasta 17 libras. En la taquilla conocí a una chica andaluza que me contó que solo había aguantado viviendo en Londres tres meses, y que decidió mudarse a Cardiff por ser una ciudad mucho más barata y segura. Además, al ser bastante pequeña había hecho amigas bastante rápido, se sentía más parte de la comunidad y apenas gastaba en transporte. Así que ya sabéis, si os sentís un poco agobiados por el ritmo de vida londinense…. ¿siempre nos quedará Cardiff, no?

Día 3

La mañana antes de regresar decidimos explorar mejor la ciudad y viajamos en el barco-bus hasta el puerto. Ese día llovía muchísimo así que visitamos el famoso Millenium Centre por dentro y comimos comida japonesa en uno de nuestros restaurantes favoritos; Wagamama.

rio both DSCN1858

valecuciolo vueling

Para volver a casa cogimos el tren y el viaje se nos hizo muy corto. Creo que aunque sea un poco mas caro merece la pena ir en tren.

En resumen

De nuestra estancia en Gales me quedé con pena de no visitar un poco más del Gales rural, con montes y castillos. En general Cardiff no me pareció muy digno de ver. Creo que es un país parecido a Irlanda. Dublin, la capital, me parece más bien fea pero el resto de Irlanda, con sus pueblitos, costa, castillos, acantilados…me parece precioso y es el país al que más veces he viajado en mi vida. Creo que la próxima vez que pise Gales me alejaré de las ciudades grandes y descubriré la auténtica magia de la cultura celta.

Y con esto termina el apartado de descubriendo Inglaterra porque de momento no tengo intención de moverme de Londres.

Un beso,

Ylenia

Anuncios