Ya era junio y había ganas de playita pero en Londres eso está un poco difícil. Además acababa de empezar el trabajo en la oficina y no podía cogerme vacaciones así que lo único que nos quedaba era ir a pasar el día a una playa cercana. Elegimos Brighton porque está a solo 1 hora en tren y es bastante barato (pagamos 21 libras cada uno por un ticket de ida y vuelta).

DSCN1751

La playa no tiene ninguna perdida. Una vez fuera del tren, solo hay que seguir la calle de la estación en linea recta y en 15 minutos estarás en pleno paseo marítimo.

DSCN1757

Si bajas las escaleras que veis detrás de mi, hay un paseo a pie de playa lleno de pubs, puestos de artesanía y restaurantes. Al estar en la costa, Brighton es famoso por su marisco y fish and chips.

brighton

Lo que me decepcionó un poco fue la playa. La arena no era arena sino piedrecitas, bastante incomoda para tirarte con la toalla o ir a darte un baño descalza. De todas formas hacía muchos meses que no veía el mar y me hizo muchísima ilusión estar rodeada de gaviotas y hamacas.

DSCN1760

Pasamos gran parte del día en el muelle y me sentí como en Los Angeles, California ( aunque con unos 15 grados menos). Dentro del muelle hay atracciones de feria y restaurantes. No nos montamos en ninguna montaña rusa porque era todo carisimo, pero si que nos dimos el gusto de comer un poco de pescado en el restaurante principal del muelle con vistas a la playa.

pier sea reloj valecucio ylll pareja

Y después de la comida y las fotos decidimos subir a la noria o Brighton Eye. Lo que no sabía era que me esperaba uno de los momentos más escalofriantes de mi vida. Era la primera vez que me subía a una noria. Pese a mis ganas de subirme al London Eye, las colas y el precio me habían hechado atrás pero el Brighton Eye solo costaba 7 libras y apenas había cola. Durante todo el tiempo que duró la atracción pasé un miedo terrible porque hacía mucho viento y nuestra cabina se balanceaba mucho, además las veces que recogía a nuevas personas se paraba durante unos 5 minutos y casualidad siempre nos tocaba en el punto más alto de recorrido. Entre eso, el viento, el mar enfrente y los innumerables ruiditos del aparato lo pasé fatal.  A Valentino mi histeria momentanea le pareció gracisiosima, así que hay esta yo agarrada al asiento con todas mis fuerzas sin querer mirar abajo y el enfrente meandose de risa. Aqui teneis la prueba de ello: ( no os dejéis engañar por la foto del besito, estaba cagadita de miedo)

casikiss DSCN1786 wheel DSCN1777 delado

A pesar de esto, el viaje mereció la pena, la ciudad nos gustó mucho y nunca esta mal pasar un día cerca de la playa.

Mañana en “Descubriendo Inglaterra” Chessington World of Adventures, mi primer parque de atracciones inglés.

Un beso,

Ylenia

Anuncios